Noticias

Sanjuana Martínez se nubla ante Adriana Urrea

ARTÍCULO DE OPINIÓN

Por José Luis Simón

El miedo y odio que Sanjuana Martínez, directora de Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano, siente hacia Adriana Urrea Torres, secretaria general del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (SutNotimex) son tan grandes que le nublan la razón y las “pruebas” que presenta en contra de la dirigente sindical.


Sí, Sanjuana tiene miedo y pavor a todo lo que hacen Urrea Torres y los integrantes del SutNotimex para defender la huelga, que cumplirá un año y siete meses el próximo 21 de septiembre; así como para exhibir pruebas contundentes del terror laboral, violación al Contrato Colectivo de Trabajo y despidos injustificados por parte de la funcionaria pública.


Entre lo extraordinario que han hecho los trabajadores y su líder es el rescate del SutNotimex; la democracia en la elección de Adriana Urrea Torres, el 5 de octubre de 2019; estallar la huelga, el 21 de febrero de 2020; ganar el recuento sindical, el 27 de febrero del mismo año; lo cual llevó a la Junta de Gobierno, autoridad suprema en la Agencia, a obligar a Sanjuana Martínez a que acatara lo dispuesto por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) el 8 de junio de 2020.


Mientras se daba la orden de la Junta de Gobierno de cese de actividades, Martínez Montemayor instaló una “Notimex pirata” en la calle de África 15, colonia La Concepción, Alcaldía Coyoacán, Ciudad de México; lugar donde el SutNotimex también puso banderas rojinegras el primer minuto del 11 de noviembre de 2020. La JFCA avaló el cierre de esa instalación el 16 de julio de 2021, al determinar que Notimex operaba desde ahí, aunque Sanjuana y sus directivos lo negaban.


A ello se suman las demandas individuales ganadas con reinstalación (38 de 42), una de ellas es la de Adriana Urrea Torres, quien de esta forma da un fuerte golpe legal en esta lucha por la defensa de los derechos laborales y humanos de los huelguistas.


Ahí radica el miedo de Sanjuana Martínez, a quien llegará muy pronto el momento en que será desenmascarada de todas las acciones corruptas y con las cuales, hasta hoy, ha engañado al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien al ser víctima de esas mentiras la mantiene en el puesto.


El odio exacerbado de Martínez Montemayor se cultivó y acrecentó porque en Notimex los trabajadores rescataron su sindicato y con esa piedra angular echaron a perder el plan de la funcionaria, quien atropelló, arrolló y humilló al personal, que ahora con esas resoluciones de la autoridad laboral le dan de palos.


Sanjuana Martínez no esperaba esa resistencia, la cimentada en los trabajadores, quienes enarbolaron la bandera de la dignidad, la verdadera dignidad y no esa que se grita sin plasmarla, y eso también turba la mente de la directora.


Por ello, la emprendió directamente contra Adriana Urrea Torres, con un acoso que consideró devastador, pero que, al contrario, lo único que logró fue elevar el liderazgo en una lucha bien sencilla de explicar: la defensa de los derechos laborales y humanos.


La directora de Notimex se metió a la vida íntima de Adriana Urrea y sólo le faltó detallar cuántas comidas hace al día o cuántas veces va al baño, en su machote de “pruebas” para acusarla de supuesta corrupción y de posible daño al erario público.


Incluso hasta la credencial de cuando Urrea Torres cursaba la universidad está entre esos documentos, lo que refleja la obsesión desquiciada que tiene la directora de Notimex por hacer daño a la líder del SutNotimex.


Está claro que la mentira acompaña a Sanjuana, quien acusa y grita a los cuatro vientos, para hacerse escuchar porque dos que tres le hacen eco, que Urrea Torres ha cerrado sus cuentas bancarias; sin embargo, la realidad es que no están cerradas, se encuentran en cero, porque desde finales de octubre de 2019 no recibe un salario.


Así reacciona Sanjuana por el miedo que vive ante la existencia de Adriana Urrea Torres, pero el tiempo siempre viene acompañado de la razón y la justicia, y ese factor no lo puede corromper Sanjuana Martínez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *