Noticias

Nos hicieron perder el miedo: Adriana Urrea

Ciudad de México, 6 de marzo 2022

Por José Luis Simón Rodríguez

El miedo es una de las mil formas con las que buscaron silenciar a las mujeres del SutNotimex en huelga, esa ha sido la apuesta del Estado desde hace dos años que inició el conflicto laboral en la agencia de noticias.

Pero el Estado se equivocó, porque tanto atropello sólo fortaleció la dignidad, el espíritu de lucha, la certeza de triunfo, la unidad y el deseo de triunfar de estas mujeres.

“Cuando inició la huelga sí tuve miedo en diferentes momentos”, confesó Adriana Urrea, secretaria general del Sindicato Único de Trabajadores de Notimex (SutNotimex).

Con la llegada de Sanjuana Martínez a la dirección de Notimex empezó el terrorismo laboral, pero para Urrea Torres, el miedo empezó antes de la huelga, con el temor de “perder el empleo y la estabilidad laboral, con las agresiones crecientes y en lo personal, a enfrentar una situación completamente desconocida por ser secretaria general”.

Sin embargo, afirmó en entrevista, ese miedo se convirtió en coraje, en dignidad y certeza de que su actuar es por la justicia.

La huelga en Notimex inició el 21 de febrero de 2020 y seis días después se registró en México el primer caso de Covid-19; en pocos días la cifra aumentó exponencialmente y en marzo se decretó el cierre de todas las actividades en el país por la pandemia.

“Miedo, por supuesto, cuando llegó la pandemia, porque no sabíamos lo que iba a pasar con nuestro movimiento y empezamos a ver contagios en nuestros familiares; miedo cuando vimos toda la agresión de parte de las instituciones de gobierno y dimensionar que se había echado el aparato del Estado en contra de las trabajadoras”, expresó.

Pero ese miedo las puso alertas ante las voces que siempre buscaron mermar el movimiento y quebrar a las huelguistas, hacerlas dudar de que lograrán vencer.

Ese miedo, como digo, nos ha dado coraje y determinación para seguir avanzando y superar cada uno de los obstáculos”, sostuvo la dirigente sindical.

En dos años de huelga han tenido que enfrentar y superar diversas situaciones, como una amenaza de muerte, la intimidación con la presencia de agentes de la Fiscalía General de la República y de elementos de la Guardia Nacional en los campamentos, hasta los accidentes automovilísticos que ocurren con frecuencia cerca de los campamentos que se encuentran en la calle y que han puesto en riesgo real a los huelguistas.

Lo más fuerte ha sido el fallecimiento de padres, madres, hermanos y familiares a causa del Covid, porque también están los torrenciales aguaceros, tardes de calor extremo, fuertes vientos y las gélidas noches en las guardias, sin hacer a un lado la falta de un salario y las deudas bancarias que padecen cada uno de los trabajadores de este movimiento laboral, pero que en el caso de las mujeres dividen aún más sus días, pues son madres, esposas, hijas, hermanas, compañeras y mujeres del hogar que si antes hacían rendir el gasto, hoy verdaderamente hacen milagros.

Adriana Urrea asegura que en estos más de 24 meses de huelga perdieron el miedo, porque compañeros y compañeras saben que “ya no tenemos nada que perder y lo único que no vamos a perder, y va ser difícil que nos lo quiten, es justo esa dignidad que nos hizo levantarnos”.

Más allá de la dignidad, abundó, “ya no queda nada más que la vida y en este momento ya no tenemos miedo a alzarnos, a exigir lo que nos corresponde; ya no tenemos miedo a salir a las calles, ya no hay miedo para hacer una manifestación, ya no hay miedo de que se nos identifique con este movimiento”.

Ya sin ese miedo, las huelguistas del SutNotimex marcharán este martes 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, para elevar nuevamente su voz y su exigencia de una solución justa y necesaria a la huelga en Notimex.

“Definitivamente nos quitaron el miedo y por eso aquí seguiremos, hasta donde sea necesario para triunfar”, puntualizó Urrea Torres.

                                                     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.